UN ESPACIO ÚNICO

Rodeado de pequeñas calles y patios ajardinados del casco viejo de Palma, se levanta el antiguo Convent de la Missió, creado durante el Siglo XVII y dedicado a la formación de padres misioneros.

Hoy, adaptado y reformado con exigencia y detalle, se ha convertido en un exclusivo hotel donde la elegancia combina con la serenidad, dando lugar un espacio único, lleno de belleza y envuelto de arte, que se distingue por su tranquilidad y armonía.